21 de julio de 2016

Entender a Nietzsche

Estos son algunos de los factores morales, políticos, psicológicos y educativos que, a mi juicio, aumentan la probabilidad de entender el pensamiento de Nietzsche:

Ser judío (o antisemita)
Ser historiador (o ducho en la materia)
Ser megalómano (o psicólogo)
Ser marxista (o fascista)
Ser feminista radical (o patriarcal)
Leer toda su obra (libros, borradores, cartas, biografías)

Nietzsche necesita lectores extremos, que sufran con él o que disfruten con él. Al filósofo del martillo hay que odiarle o amarle. Los unos lo usan para prepararse, los otros para crecerse. Los moderados, en cambio, no terminan de necesitarle, y por ende, de comprenderle.

PD. Posibles factores que disminuyen dicha probabilidad: ser profesor de filosofía (gremialismo, «conflicto de intereses»), ser relativista, leer los prólogos de los «expertos», leer indiscriminadamente las obras sobre Nietzsche.

2 comentarios:

dr. ramsés dijo...

A mí, sinceramente y siguiendo mi línea de provocar :-P me parece más literatura -lo cual no quita que tenga sobre todo en sus inicios ideas interesantes, como tantos novelistas por ejemplo- que filosofía de ningún tipo, y completamente sobre-dimensionado. Vaya usted a saber por qué y por quién, el caso es que la postmodernidad ha tenido verdadera obsesión con él.

He dicho.

Hugo dijo...

Creo que los autores posmodernos y de izquierdas quisieron contrarrestar la interpretación fascista que se hizo de él (más ajustada a la realidad, en mi opinión), habida cuenta del tsunami que supuso dicho movimiento político en Europa, y de ahí que pusieran tanta o más carne en el asador. Entre los argumentos utilizados, precisamente ese: Nietzsche como esteta, como literato, y no tanto, o incluso nada, como filósofo, como moralista. De esa manera, se podía anular lo malo y rescatar lo bueno al mismo tiempo, incluso se podía seguir hablando de Nietzsche sin miedo a la censura moral.

Ahora bien, en el "libro" que tengo entre manos trato de demostrar (nada que no se haya dicho ya, por otra parte) que Nietzsche sí hizo filosofía, concretamente filosofía ético-política, en mucha mayor proporción que literatura. De hecho, hay una carta (que recojo en el libro) en la que Nietzsche se queja precisamente de una reseña en la que solo hablan de su obra como algo estético. Nada más lejos de su intención. Exceptuando quizá "Así habló Zaratustra" (aun así, un libro profundamente moralizador, en una línea similar a la Biblia), el resto de sus obras son ensayos tan literarios como los de casi cualquier otro filósofo, es decir, muy poco.

Un abrazo de otro provocador. Entre provocadores anda el juego :P