8 de agosto de 2016

El Hitler revolucionario

aunque por los motivos equivocados :(

La autoridad del Estado no puede ser el propósito en sí mismo (…), puesto que en ese caso sería intocable y estaría santificada cualquier tiranía sobre la tierra. Cuando a través del instrumento del poder gubernamental se conduce a un pueblo al desastre, la rebelión de cada miembro de ese pueblo no es sólo un derecho, sino una obligación. 
Adolf Hitler, 1925
Mi lucha.

2 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

Eres una maravilla escribiendo

Hugo dijo...

Muchas gracias, Mucha ;)